Actividades
Planes dentro, planes fuera

Hay un acuerdo general en que todas las personas tenemos derecho a disfrutar de un tiempo de ocio en el que poder desarrollarnos con libertad, pasarlo bien con las actividades que nos gustan y buscar emociones y sensaciones que nos produzcan placer.

Sin embargo, lo que hace que el tiempo libre se acerque realmente a esto es cómo lo usamos. Para decidir si lo que supuestamente es el tiempo libre lo es en realidad, tenemos que ver las actividades que realizamos, con quién, durante cuánto tiempo, y dónde.

¿Cuáles son tus actividades favoritas en el tiempo libre?

¿Son completamente elegidas por ti?

¿Qué papel tiene el grupo en la elección y el desarrollo de esas actividades?

¿Cuánto tiempo a la semana dedicas al tiempo libre y la diversión?

¿Qué significa verdaderamente para ti “tiempo libre”?

¿Qué podemos trabajar sobre este tema?

¿Qué podemos trabajar sobre este tema?

El ocio y el tiempo libre se caracterizan por cuatro elementos fundamentales:

  • En primer lugar, es el tiempo que no se dedica a trabajar o estudiar, ni comer o dormir.
  • En segundo lugar, es un tiempo relacionado con el disfrute y la diversión.
  • En tercer lugar, es un tiempo útil para sentirse bien, para aprender cosas, o para nuestras relaciones afectivas.
  • Por último, es un tiempo en el que hacemos uso de nuestra iniciativa (haciendo lo que deseamos) y de nuestra libertad, ya que no estamos obligados a hacer algo concreto.

Esa es la definición oficial de tiempo libre. A continuación, aparecerán una serie de datos que ilustran realidades, diferencias, semejanzas y paradojas en el uso del ocio por parte de las personas, especialmente la gente joven.

Pero antes de esto, pensemos por un momento… ¿cuáles son las actividades de ocio y tiempo libre más habituales? Si nos quedáramos sin acceso a las más frecuentes, ¿se nos ocurrirían otras cosas para hacer? Juguemos a un pequeño juego para comprobarlo… Lo llamaremos, en honor al antiguo programa de TV “Un, Dos, Tres”, “Un, dos tres, responda otra vez” y consistirá en que, por orden y sin repetirse, han de sugerirse diferentes propuestas de ocio y tiempo libre. Por supuesto, quienes participen primero tendrán la ventaja de optar por las respuestas más comunes, pero conforme se vaya avanzando en el juego la complicación será mayor, puesto que tendrán que idearse nuevas actividades a las que dedicarse. Si alguien repite un concepto, queda relegado al final de la cola, con lo que la dificultad de su participación, que deberá producirse, sí o sí, será aún mayor. El juego termina cuando todos y todas han hecho la aportación de una actividad de ocio sin repetir ninguna de las anteriores.

Veamos ahora qué nos dicen los datos. Las actividades de ocio más frecuentes a las que la juventud se dedica son las siguientes:

  A diario Fin de semana
Ver la TV 47,9% 26,6%
Escuchar música 30,2% 14,4%
Estar con los amigos y amigas 27,4% 66,7%
Hacer deporte 21,3% 18,2%
Leer 18,4% 6,0%
Estar en pareja 14,7% 24,1%
Practicar alguna afición 12,4% 10,0%
Otras actividades 9,3% 6,0%
Video juegos 4,7% 3,2%
Ir al cine 3,1% 13,1%
Máquinas recreativas 2,5% 0,8%
Conciertos de música 0,1% 3,0%
(Fuente, EDIS 1998)

De éstas y otras, ¿cuáles soléis realizar individual y colectivamente? Divididlas.

¿Os identificáis con la información que aparece en esta tabla?

¿Qué conclusiones sacáis de estos datos que te presentamos?

Las actividades preferidas por los y las jóvenes en su tiempo libre parecen ser las que implican salir del entorno familiar, como reunirse con amistades, viajar, ir al cine, escuchar música en directo o ir a bares o a cafeterías, actividades que reciben una valoración positiva superior al 90%.

Entre las actividades que se realizan «habitualmente» en casa, el 95,4% dice escuchar música y el 92,1% ver la televisión. La siguiente actividad más practicada es escuchar la radio, 89,8%. (Fuente: Jóvenes Españoles 1999, Fundación Santa María).

¿Cuáles son, para vosotros y vosotras, las similitudes entre el tiempo libre que transcurre en casa y el que tiene lugar fuera de ella?

¿Cuáles son las principales diferencias?

¿Podríais identificar ventajas y desventajas del ocio dentro de casa y del que se produce fuera?

¿Cuál soléis preferir y por qué?

¿Qué papel juega en todo esto el horario de salida y llegada?

¿Estáis conformes con las condiciones en las que se desarrolla vuestro tiempo libre?

¿Cuáles serían, para vosotros y vosotras, las mejores condiciones para disfrutar del tiempo libre?

Terminar la actividad pensando en algunas de las implicaciones que tienen los datos y conclusiones que se han manejado en la actividad.